Card image cap
Armstrong-Adimod
Dr. Muvi

PARÁSITOS

Por: Guillermo Torres
Parásitos llega por fin a una de las principales plataformas de streaming presentando a un par de familias contrastantes, entrelazadas en una dinámica llena de suspenso y humor negro; una interesante combinación que le valió galardones y reconocimientos por la Academia y la crítica.

Antes de adentrarnos en la trama de esta singular película, es relevante decir que Parásitos ha sido la primera película en ganar el premio de la Academia a la mejor película, sin tener como idioma original el inglés; además, se enfrentó a titanes como Érase una vez... en Hollywood de Quentin Tarantino, El Irlandés del multigalardonado Martin Scorsese y la magnífica comedia Jojo Rabbit de Taika Wakiki.

Pues bien, la trama comienza con la familia Kim, compuesta por el padre, Kim Ki-taek; la madre, Chung-sook; el hijo, Ki-woo, y la hija, Ki-jeong. Sumidos en la pobreza, la familia cuatripartita vive en un estrecho semisótano, que hace las veces de vivienda, donde día con día se cuentan los centavos para subsistir y se enfrentan a un sinfín de problemas derivados de su vida marginada. Cuando parece que no es posible estirar más la situación, un amigo de Ki-woo le pide que, antes de irse a estudiar al extranjero, lo sustituya en su trabajo como profesor particular de inglés de la adinerada familia Park. A partir de este punto se desencadenan una serie de eventos que, como bola de nieve, van tensando la situación derivada de la interacción de ambas familias.

Durante el desarrollo de la película, la trama arroja verdades crudas en torno a los motivos detrás de cada acto, tanto de la familia Kim como de la familia Park, y llegado el clímax de la película, uno no puede quedar indiferente a un desenlace que les cambia la vida por completo.

Parásitos es un viaje que nos obliga a observar de cerca dos realidades: la cruda lucha de supervivencia que hay en la pobreza y la superficialidad son la que a menudo se vive en la riqueza. Se habla de la verdad y de la mentira, de sacar provecho y encontrar los límites, de la maldad y del privilegio. No obstante la crudeza y el peso de los temas, Parásitos sirve su contenido en una vajilla de brillante comedia.

La meticulosidad con la que se desarrolla la película, desde su
concepción hasta su edición, se muestra incluso en la elección
del título y muestra una
FUERTE CARGA DE CRÍTICA SOCIAL

Mediante chistes de tinte obscuro y juegos de cámara, la película logra la difícil tarea de volvernos parte de ella, y de vivir la vida de privilegios de los Park hombro con hombro de sus invasores. Además, la meticulosidad con la que se desarrolla la película, desde su concepción hasta su edición, se muestra incluso en la elección del título y muestra una fuerte carga de crítica social. Cuando observamos la vida de los Park desde cerca, como su incapacidad de valerse por sí mismos en tareas tan simples como cocinar o conducir, necesitando tutores para todo y fracasando en prácticamente cada área de la vida —como solicitar recomendaciones e información cuando contratan a su propio personal—, se abre ante nosotros una concepción distinta de la vida de privilegios, donde los límites entre “los de arriba” y “los de abajo” quedan difusos, dejando abierta una pregunta: ¿quiénes son los verdaderos parásitos?

Sin duda, Parásitos se ha convertido en una película que es necesario ver, tanto si somos cinéfilos o queremos hacer un análisis de la sociedad, la familia y la ética individual, como si queremos simplemente pasar un buen rato y tener una buena conversación después de verla. El fenómeno en que se ha convertido esta cinta se debe, naturalmente, a su excelente producción, su talentoso elenco y la brillante fotografía que acompañan la complejidad del guion, convirtiéndose en un goce absoluto. Así que prepárese para deleitarse con 132 minutos de “una comedia sin payasos y una tragedia sin villanos”.

Bong Joon-Ho

El director y guionista surcoreano Bong Joon-Ho anteriormente ha rea­lizado entregas cinematográficas destacadas como The Host (2006) y Snowpiercer (2013). Parásitos se estrenó el 21 de mayo de 2019 en el Festival de Cannes, convirtiéndose en la primera película surcoreana en ganar una Palma de Oro por voto unánime. También ganó cuatro premios Oscar como mejor película, mejor director, mejor guion original y mejor película internacional, recaudando alrededor de 128 millones de dólares alrededor del mundo.

En opinión del diario The Guardian, Parásitos es una película horriblemente fascinante, brillantemente escrita, magníficamente amueblada y diseñada, con un ensamble glorioso puesto a trabajar en una pesadilla elegantemente planeada. Por su parte, The New York Times lo calificó como un film tremendamente entretenido, inteligente, generoso y con energía estética “que borra las distinciones cansadas entre las películas de arte y las películas de palomitas de maíz”.

____________________________

MEDICUS 2021;02(09)