Card image cap
Tradea
Bienestar

Frenando conductas de RIESGO

Las conductas de riesgo son aquellas acciones voluntarias o involuntarias, realizadas por el individuo o la comunidad, que pueden llevar a consecuencias nocivas. En cambio, las conductas de protección son aquellas acciones, voluntarias o involuntarias, que pueden conducir a consecuencias protectoras para la salud. Ambos conductas son múltiples y pueden tener un origen biopsicosocial.

El estudio de las conductas de riesgo ha mostrado que son particularmente intensas entre los adolescentes, una población cuya morbilidad y mortalidad se relacionan estrechamente con determinados factores, como los cambios socioculturales, demográficos y económicos que se han producido en estas últimas décadas y que han tenido influencia en la estructura y funcionamiento familiar, así como en los estilos de vida.

Bienestar 4

En la actualidad, múltiples conductas de riesgo de los adolescentes se han asociado con diversos problemas de salud pública, por ello, la evaluación de riesgos aún es fundamental, especialmente al hablar de conductas de salud prevenibles. Las características asociadas con el desarrollo de conductas de riesgo son:


Los ADOLESCENTES MEXICANOS tienen 1.8 y 1.7 veces MÁS RIESGO DE CONSUMO DE TABACO Y ALCOHOL en comparación con sujetos de la misma edad que perciben su hogar como funcional.


¿De dónde nace el gusto por el riesgo?

Con base en la evidencia neurocientífica creciente, Steinberg 2 propone que las áreas dopaminérgicas —estrechamente vinculadas con los llamados “circuitos de recompensa”— están implicadas en los aspectos emocionales y sociales que influyen en el adolescente para que este decida tomar una conducta de riesgo. Estas áreas maduran después de las áreas predominantemente cognitivas (corteza prefrontal), lo que explicaría, desde el punto de vista biológico, por qué los adolescentes, conociendo los riesgos y posibles consecuencias dañinas, igualmente se involucran en tales conductas.

Bienestar 3
Bienestar 4

Referencias

1. Huitrón-Bravo, Denova-Gutiérrez E, Halley-Castillo E, Santander-Rigollet S, Bórquez-Puga M, Zapata-Pérez L, et al. Conductas de riesgo en una muestra de adolescentes chilenos y mexicanos: un estudio comparativo. Papeles de Población 2011;70:33-47.
2. Corona F, Peralta E. Risk behaviors prevention. Rev Med Clin Condes 2011;22(1): 68-75.
3. McDonald K. How to meditate. A practical guide. Wisdom Publications. Boston, 1984. pp. 20-5.

____________________________

Rosabal-García E, Romero-Muñoz N, Gaquín-Ramírez K, Hernández-Mérida RA. Risk behavior in adolescents. Revista Cubana de Medicina Militar 2015;44(2):218-29.